6 errores que debes evitar en una presentación empresarial

5 minutos de lectura

¿Sabías que las presentaciones son la herramienta más utilizada para las negociaciones entre empresas (B2B)?

En nuestro recorrido que suma más de ocho años de experiencia, hemos construido presentaciones altamente efectivas para empresas B2B, ayudándoles a convertir sus presentaciones en momentos ganadores y potentes. En Vatium, nos encantan las presentaciones y estamos convencidos que una historia bien contada tiene el poder de inspirar y cerrar negocios.

Nos hemos sentado en la mesa con clientes de diferentes industrias, en diversos sectores de la economía (desde startups hasta las empresas más grandes de Colombia), y en este recorrido nos hemos encontrado errores comunes que las empresas cometen en sus presentaciones.

¿Alguna vez te ha pasado que asististe a una reunión o charla cuyo tema prometía pero la exposición fue aburrida y no captó tu atención? Lo que sucedió es que seguramente el expositor planeó el discurso pero no estructuró la presentación y eso no ayudó a llamar tu atención.

Aquí te vamos a contar qué errores debes evitar para que logres tener una presentación tan poderosa como tus ideas:

presentacion_powerpoint

Tu presentación tiene demasiada información

¿Qué mostrar y qué no en una presentación?

Hay diferentes escenarios donde tiene lugar una presentación, por ejemplo, puedes usarla para exponer en una reunión comercial y/o enviarla como propuesta por correo electrónico, en algunos casos la necesitarás para los dos escenarios.

Para empezar, es importante que identifiques realmente qué quieres contar, no es necesario que cuentes todo porque dispersas la atención de tu audiencia sobre lo realmente importante.

Si vas a exponer, muestra cifras destacadas, títulos atractivos y llamados que inspiren a la acción. Este es el escenario para que tu discurso sea potente y complemente la información que presentas en tus slides.

Si vas a enviarla como propuesta, debes garantizar que la presentación hable sin ti, es decir, que sea tan simple y atractiva que tu cliente pueda entender el mensaje sin que estés ahí para explicarle los detalles.

Elige sabiamente, porque mientras más datos cuentes, menos se conectarán con tu mensaje. Ver: La transformación de un negocio

2. Información irrelevante = Mala presentación

Pregúntate, ¿qué está en juego para tu audiencia?.

Hagamos un ejercicio fácil para que puedas identificar la respuesta ideal.

Respuesta pensada desde el rol de tu empresa: Que compren mi idea, proyecto, producto o servicio.

Respuesta pensada desde el rol de tu cliente: Que solucionen su necesidad con la oferta de valor que mi idea, proyecto, producto o servicio les ofrece.

Piensa desde el rol de tu cliente. Así evitarás contarle información que es irrelevante para este.

Haz que el público sea el héroe de tu presentación. Todo debe ser entendido por ellos porque si no adoptan la idea que propones en tu presentación, tu idea “muere”. Por lo menos, considera lo que los motiva, lo que ya sabes sobre su necesidad o contexto, y qué se siente estar en sus zapatos.

3. No distraigas a tu audiencia con términos complejos

En B2B, debes volver simple lo complejo.

No te enfoques en contarle a tu audiencia términos complejos, siglas y anglicismos que confunden el mensaje. En las conversaciones empresariales, suelen emplearse términos específicos relacionados con alguna tecnología, producto o proceso, que si bien pueden ser comunes al interior de la compañía, pueden no serlo para nuestros clientes, y en lugar de aclarar suelen terminar confundiendo. Por ejemplo muchas personas no saben que significa B2B (ver artículo: ¿Sabes qué es B2B?).

4. Tu estilo de presentación es aburrido

¿Eres de los que lees las diapositivas a tu audiencia? En la mayoría de los casos, este es un error común en las presentaciones.

Sabemos que hablar con confianza no nos resulta fácil a todos (tenemos un taller: que no quede valor sobre la mesa, si quieres ayuda con eso), puedes sentirte nervioso, temeroso o creer que tu audiencia te juzgará. Si no es fácil para ti, piensa en lo siguiente: si no pareces entusiasmado con tu presentación, no hay posibilidad de que tu audiencia se emocione.

Una presentación monótona es un error de presentación que prácticamente garantiza un mal rendimiento.

5. Tu presentación carece de un punto claro o propósito

¿Cuál es el objetivo de tu presentación? ¿Qué quieres lograr cuando salgas de ese escenario? Es fundamental que tengas claro el propósito para que así puedas comunicarlo.

Cuando expongas un punto de vista,  respalda tus ideas con hechos. Los hechos son seguros. Usa tus datos para respaldar tus opiniones, eso reforzará tu discurso y generará confianza en tu audiencia.

6. Tu llamado a la acción es confuso o vago

Es increíble cuántas presentaciones, incluso buenas, terminan sin decirle a la audiencia lo que deberían hacer ahora.

Para arreglar esto, imagina a tu audiencia amando tu presentación. Ahora que están conectados e inspirados, ¿qué acción específica quieres que hagan ahora?

La buena noticia es que si logras evitar los errores de presentación que describimos, no solo podrás evitar dar una mala presentación sino que incluso lograrás destacarte y tu presentación y tu serán recordados!

Antes de que te vayas, te recomendamos descargar el ebook que hicimos pensando en que tengas las mejores presentaciones que jamás hayas tenido: Presentaciones efectivas para audiencias empresariales.

Por: Paula Trespalacios - Vatium